Orando con la Biblia

Actualizado: 16 ene 2021

"En el principio existía la Palabra y la Palabra era Dios y estaba con Dios y la Palabra se hizo carne y habito entre nosotros "


San Jerónimo decía: Si la Palabra de Dios hecha carne es Jesucristo entonces, quien desconoce las escrituras desconoce a Cristo.

Por tal motivo debemos leer la Palabra de Dios. empezando por los Evangelios y luego las cartas de los apóstoles donde se puede descubrir un tesoro espiritual.


En que idioma se escribió la Biblia?

Fue escrita por Dios y por hombres (inspirados por Dios) llamados AGEOGRAFOS

Vemos entonces que :

El Antiguo Testamento. – Fue escrito en hebreo y algunas partes en Griego.

El Nuevo Testamento. – Fue escrito en griego y algunas partes en arameo.


Vemos también que a pesar de ser de un mismo idioma tenían culturas y palabras que significaban algo distinto en Griego, hebreo y arameo.

Como ejemplo: Así como nosotros en Latinoamérica que hablamos español, pero las palabras no significan lo mismo en algunos de nuestros países.


¿QUE INTENCIONES ENCONTRAMOS EN LA BIBLIA?

  1. Como lectura, buscando palabras o significados que no conocemos, contexto de la época, versiones, etc. Se necesita mucho tiempo.

  2. Como estudio, significa leerla como un libro o información o novela

  3. Como meditación, centrándonos en ella, disponiéndonos en ORACION, de escucha como (Marta y María).


Debo saber cómo acercarme. "Dejar de lado las preocupaciones, disponer de tiempo". Sacar la venda de los ojos y tapones de los oídos no verla como una LOTERIA A LA BIBLIA, es decir, abrirla simplemente con el corazón.


Debemos descubrir que me dice DIOS en la PALABRA.


"Ciertamente, es viva la Palabra de Dios y eficaz, y más cortante que espada alguna de dos filos. Penetra hasta las fronteras entre el alma y el espíritu, hasta las junturas y médulas; y escruta los sentimientos y pensamientos del corazón. No hay para ella criatura invisible: todo está desnudo y patente a los ojos de Aquel a quien hemos de dar cuenta."


CARACTERISTICAS DE LA PALABRA DE DIOS

  1. Es viva, actúa se mueve, es dinámica, cada día me dirá algo distinto. Nos acompaña en nuestra vida. A veces no nos damos cuenta de algo mencionado en ella.

  2. Es eficaz hace lo que dice por. Ejemplo:" Y dijo Dios haya luz y la luz se hizo" . Si nos acercamos reverentes, podemos encontrarnos cara a cara con Él. Y de simple oyente, pasamos a meditar la Palabra dentro de cada uno de nosotros.

  3. Cala a lo más profundo nos muestra hacia donde debemos ir.


Estudio y la meditación

  1. Estudio, busca comprender, el raciocinio, mensaje objetivo, lo entiendo el finalizar.

  2. Meditación, busca el sentir el mensaje, es decir, encontrarle el sentido. Llena el corazón, *Que me dice a mi hoy el Señor a través de la Palabra*. Me siento confortado, iluminado por Dios, siento que algo en mi ha cambiado o en el mismo ambiente que me hace sentir distinto.


Ahora veamos el siguiente evangelio Marcos 12,41-44 : Jesús se sentó frente al arca del Tesoro y miraba cómo echaba la gente monedas en el arca del Tesoro: muchos ricos echaban mucho. Llegó también una viuda pobre y echó dos moneditas, o sea, una cuarta parte del as. Entonces, llamando a sus discípulos, les dijo: «Os digo de verdad que esta viuda pobre ha echado más que todos los que echan en el arca del Tesoro. Pues todos han echado de los que les sobraba, ésta, en cambio, ha echado de lo que necesitaba todo cuanto poseía, todo lo que tenía para vivir."


Debemos prepararnos para leer la Palabra de DIOS

  1. Respirar lento y profundo (ejercicios de respiración)

  2. Debemos disponernos ante Dios, ya que nos encontraremos con quien nos ama, como lo hacían los Padres del desierto de esa manera seremos conscientes del peso que cargamos sobre nuestros hombros.

  3. Organizar la mente, los pensamientos y sentimientos poniendo cada cosa en su lugar.

  4. Se le clama porque es el autor de la Palabra. No debemos tenerle miedo.

  5. Clamar al Espíritu Santo con a oración que mas te guste o con tus propias palabras.

  6. Abramos los labios y digamos: Ven Espíritu Santo y ayúdame a orar, a leer la Palabra, tengo miedo porque no puedo entenderlo, pero deseo entender lo que tu desees decirme. Ven Espíritu Santo, sentir esa presencia.


San Agustín decía que la primera vez que leyó la PALABRA no le encontró sentido, la segunda vez si se dio cuenta de que era verdad. Ya que "su verdad es SALVIFICA NO CIENTIFICA."


Ahora un ejercicio de meditación para hacerlo en casa, volvamos a leer la lectura pasada del Evangelio.

Pero esta vez vamos a leerlo despacio, lentamente, respetando los signos de puntuación, sin apuro; luego repetir la lectura tantas veces como desees y entenderla, poniendo algo de lo tuyo, hacerla tuya esa palabra.

Para ayuda del mismo haremos esto:

Imaginemos el templo, luego a Jesús mirando el arca del tesoro, intentar la contemplación de la escena bíblica, como una imagen en una película, luego ponerle tus sentimientos, las emociones que puedes percibir al hablarle al Señor.

de allí pasar a la "alabanza", agradecer a Dios por hablarte, alabarlo y bendecirlo;

y por ultimo hacer un examen de tu meditación.


10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo